En esta época del año aumenta considerablemente el traslado local de personas hacia otros destinos para vivir la experiencia de las vacaciones de verano junto a sus familiares y amigos. Además del incremento de los vehículos y la mayor circulación de autos, micros y camiones en rutas y caminos, se suman en esta temporada del año los excesos de alcohol que promueven los encuentros sociales.

Ante estas situaciones debemos actuar con consciencia, responsabilidad y precaución para evitar causar accidentes o ser parte de uno de ellos.

Para evitar el estrés al volante y los eventos desafortunados de tránsito te recomendamos:

Si vas a beber, no conduzcas. El alcohol es el causal número uno de muertes por accidentes de tránsito.  Por eso, si vas a tomar:

  • Dejá el auto y elegí otra manera de movilizarte: colectivo, remis, etc.
  • Ponete de acuerdo con alguien que no beba y conduzca. A quien se conoce como “conductor designado”.
  • Si alguien que bebió alcohol piensa conducir, convencelo de que no lo haga y remarcale los riesgos a los cuales se expone bajo los efectos del alcohol. No seas pasajero de un conductor riesgoso ni permitas que otros lo sean.
  • El consumo de alcohol, aún en pequeñas cantidades, reduce tu capacidad de reacción y aumenta tu somnolencia.

Recordá: conducir bajo los efectos del alcohol es un delito.

Si conducís o andas en moto:

Usá casco. Los cascos salvan vidas amortiguando golpes y previniendo heridas graves en la cabeza, algunas de incapacidad parcial o total. De tal manera que:

  • Los motociclistas que usan el casco tienen un 73% menos de mortalidad que los que no usan el casco.
  • Los motociclistas que usan el casco tienen hasta un 85% menos de lesiones graves que los que no usan casco.

Conducción de menores. Si sos padre de adolescentes, antes de prestarles un auto tenes que ser consciente de la responsabilidad asumida atendiendo a ciertas vulnerabilidades a las que están expuestos tus hijos, tales como:

  • La influencia del entorno joven puede promover el consumo de alcohol/drogas y llevar a tu hijo/a a conducir alcoholizado o bajo efectos alucinógenos.
  • En esta época aumenta la cantidad de conductores alcoholizados incrementando la inseguridad de las maniobras en el entorno de conducción, siendo uno víctima del resto de los conductores riesgosos.
  • Evaluá la posibilidad de que vos u otro adulto responsable se haga cargo de conducir a tu hijo/a a los puntos de encuentro.
  • La buena conducta de tu hijo no garantiza su protección ante un entorno de descontrol.

Seguridad de los niños pasajeros.  Los niños menores de 12 años deben ir sentados siempre en los asientos traseros, en butacas adecuadas para su edad y tamaño. Esto reduce hasta un 80% el riesgo de que sufran lesiones graves ante un accidente vehicular.

Sea un conductor responsable

La labor preventiva es la mejor manera de evitar accidentes anticipando riesgos, concientizando a la población y educando a las generaciones venideras con el ejemplo. Por eso, al conducir tené en cuenta:

  • Usá siempre el cinturón de seguridad y obligá a tus acompañantes a ponérselo.
  • Respetá las distancias de seguridad entre vehículos y las señales de tránsito.
  • Circulá siempre con luces bajas y de posición encendidas las 24 horas.
  • No excedás la velocidad máxima permitida.
  • Usá las banquinas: estas permiten ampliar el ángulo de visibilidad para maniobras de ingreso, egreso o frenado.
  • Ante una maniobra de adelantamiento utiliza los guiños adecuados y aplicá la norma de “mirar, mirar y volver a mirar” antes de realizar algún movimiento.
  • Siempre cedé el paso al peatón.

Si vas a viajar en ruta o te vas a ir de vacaciones:

  • Mantené tu vehículo en condiciones realizando los controles mecánicos correspondientes.
  • Descansá mínimo 8 horas previas al viaje.
  • Asegurate de que los sistemas de frenos, dirección y cubiertas estén en óptimo estado para circular.
  • Verificá que el estado de los líquidos (aceite, agua, líquido para frenos), las correas, los accesorios del motor y las luces altas y bajas sea el óptimo.
  • Informate previamente sobre el clima y el estado de los caminos por los que vas a transitar.
  • Buscá las estaciones de servicio que tenes en el camino para prevenir el consumo de combustible o alguna eventualidad.

RECORDÁ: Anticipá, prevení y prepárate.

Tres simples acciones pueden garantizarte un ambiente seguro y un  verano inolvidable para vos y los tuyos.