La gripe estacional o influenza es una enfermedad viral respiratoria muy contagiosa. Si bien la mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento médico, también puede ocasionar graves complicaciones sobre todo en los grupos de riesgo. Por eso, la vacunación es la protección más efectiva para evitar su contagio.

¿Cómo se transmite este virus?

El virus se transmite de una persona a otra, fundamentalmente por gotitas provenientes de la vía respiratoria de una persona enferma, a través de la tos, estornudos o simplemente cuando habla.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Fiebre mayor a 38 grados
  • Tos
  • Congestión nasal
  • Dolor de garganta, de cabeza y muscular
  • Dificultad para respirar
  • Neumonía

¿Cómo se previene?

  • Al toser o estornudar, cubrirse la boca y la nariz con el brazo.
  • Lavarse las manos de forma frecuente.
  • Incluí un alcohol en gel en tu bolso para cuando no puedas lavarte las manos.
  • Mantener los ambientes limpios y ventilados.

El Calendario Nacional de Vacunación incluye la vacuna antigripal para los siguientes grupos:

  • Niños y niñas de 6 a 24 meses
  • Pacientes crónicos
  • Adultos mayores de 65 años
  • Personal de salud.

Fuente: https://www.argentina.gob.ar/salud/vacunas/antigripal