Del 1 al 7 de agosto, se celebra en más de 170 países, la Semana Mundial de la Lactancia Materna conmemorando la Declaración de Innocenti, firmada en agosto de 1990 por los gobiernos, la OMS, Unicef y otras organizaciones para proteger, promover y apoyar la lactancia materna.

Este año el lema “Apoyar la lactancia maternal contribuye a un planeta más saludable”, se busca reconocer el impacto de la alimentación infantil sobre el medio ambiente y el cambio climático, resaltando la importancia de proteger, promover y apoyar la lactancia materna para la salud del planeta y su gente. La lactancia materna es un acto natural y ecológico. La leche materna es un recurso renovable, gratuito que no produce contaminación ni desperdicio.

La importancia de la Lactancia Materna

La leche materna es el mejor alimento y el más completo que puede recibir el recién nacido. Le brinda todos los elementos que necesita para crecer sano. La leche de la madre contiene además el líquido que el bebé necesita y está adaptada a sus necesidades, por lo que la digiere más fácilmente que cualquier otra leche.

Además, a través de ella, la mamá le trasmite al bebé factores de protección (“anticuerpos”) que ayudan a prevenir diversas enfermedades hasta que sea capaz de formar sus propias defensas. Siempre que sea posible, todos los bebés deben recibir la leche de su mamá desde la primera hora de vida, ya que es irremplazable para su crecimiento y desarrollo. Por este motivo, se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad y hasta los dos años o más, con el agregado de alimentos adecuados para la edad del niño.

La lactancia materna asimismo promueve una mejor salud para las madres ya que disminuye el riesgo de que padezcan cáncer de mama y ovario, diabetes de tipo 2 y enfermedades cardíacas. Se estima que el aumento de la lactancia materna podría evitar 20.000 muertes maternas al año por cáncer de mama.

¿Cómo ayudar a la lactancia?

El amamantamiento es una tarea en la que deben involucrarse los padres, la familia, los amigos, los equipos de salud y la sociedad en general.

Es importante generar espacios amigables para que las madres y bebés amamantados sean bienvenidos en todas partes. Tienen derecho a dar el pecho en escuelas, restaurantes, transporte público, centros de trabajo, visitando a los amigos, en el hospital o mientras están de compras.

Los papás o la pareja de la mamá pueden dar al bebé todo el cuidado, igual que lo hace la madre. Pueden acunarlo, hablarle, cambiarlo, bañarlo, ayudarlo a dormir, jugar con el bebé, cargarlo, etc. Ellos no pueden amamantar pero sí pueden darle al bebé, con taza o cuchara, la leche materna que dejó la madre.

Objetivos 2020

Los objetivos establecidos por la WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), entidad que trabaja conjuntamente con la OMS y UNICEF, para este año son:

  • Informar a las personas sobre los vínculos entre la lactancia maternal y el medio ambiente/cambio climático
  • Anclar: la lactancia maternal como una decisión climática inteligente
  • Contratar: con individuos y organizaciones para lograr un mayor impacto.
  • Galvanizar: realizar acciones para mejorar la salud del planeta y las personas a través de la lactancia maternal.

Fuente:

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Ministerio de Salud de la Nación