Día Mundial del Linfoma

El 15 de septiembre se celebra a nivel mundial el Día del Linfoma, con el objetivo de dar a conocer este tipo de cáncer hematológico e informar acerca de sus causas y síntomas.  Cada año mueren en el mundo aproximadamente 200.000 personas como consecuencia de la enfermedad y son diagnosticados unos 350.000 nuevos casos.

¿Qué es?

El linfoma es una enfermedad de la sangre que afecta al sistema inmune, la misma se produce  cuando los  linfocitos (un tipo de glóbulo blanco), en diversos estados de maduración y fuera de la médula ósea (normalmente en los ganglios linfáticos o en un órgano), manifiestan algún tipo de defecto que, por un lado, prolonga su vida de manera anormal y, por el otro, hace que se reproduzcan de forma descontrolada.

De acuerdo con la Lymphoma Coalition (red mundial de organizaciones sin ánimo de lucro de pacientes con linfoma), existen más de 60 tipos de linfoma, dependiendo del tipo de células inmunes afectadas, clasificándose en grandes grupos: Linfoma Hodgkin (LH), Linfoma No Hodgkin (LNH), de células B y de células T. Saber qué tipo de linfoma se tiene es importante para definir que opciones de tratamiento existen, así como su pronóstico.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas pueden manifestarse de varias formas dependiendo del tipo de linfoma, de la zona del cuerpo que esté siendo más afectada y de la velocidad de crecimiento que tenga.

Algunos de los síntomas más comunes son la inflamación o aumento de tamaño de un ganglio linfático o la aparición de bultos en el cuello, axilas o ingles. Sin embargo, es importante también prestar atención a signos como fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna, debilidad o cansancio, tos o dificultad para respirar, dolor o hinchazón abdominal, fatiga y anemia.

¿Por qué se produce?

Su causa es mayormente desconocida, aunque existen ciertos factores que sí se asocian a tener más linfoma:

  • En general, son más frecuentes en edades avanzadas, en hombres, y en caucásicos,.
  • Tener algún familiar cercano con linfoma se asocia con un mayor riesgo de linfoma, así como ciertas modificaciones genéticas de nuestro ADN.

¿Se puede prevenir el linfoma?

No existe manera de prevenirlo sin embargo los expertos recomiendan llevar un estilo de vida saludable, que podría reducir el riesgo de su aparición, pero no existe una relación directa. Por eso es importante conocer los síntomas para un diagnostico temprano y preciso.

 

Fuente Roche, Pfizer