Salud y Bienestar

Las pausas activas consisten en una rutina corta de ejercicios específicos y simples que se realizan en el mismo lugar de trabajo o ahora, en tu casa. Los mismos solo toman unos minutos y no requieren de un gran esfuerzo físico.  

Para que las pausas activas sean efectivas, es importante tener en cuenta que la respiración sea lo más profunda, lenta y rítmica posible. Hay que relajarse mientras se pone en práctica el ejercicio elegido, concentrarse en sentir el trabajo de los músculos y las articulaciones. 

Los beneficios son muchos pero podrás conocerlos únicamente si lo ponés en práctica, por esto te compartimos algunos ejercicios para que puedas vivir la experiencia: 

  1. Parate y hacé movimientos circulares de cadera (para evitar hernias discales o dolores lumbares). 
  2. Girá la cabeza hacia el lado derecho, hasta que el mentón quede casi en la misma dirección que el hombro. 
  3. Incliná la cabeza hacia atrás, permaneciendo en esa posición por unos minutos. 
  4. Encogé los hombros hacia las orejas y sostenelo por 10 segundos. 
  5. Hacé movimientos circulares con los tobillos hacia ambos lados con cada pie. 
  6. Estirá los brazos hacia al frente, juntá las palmas de las manos y realizá movimientos hacia abajo y arriba. 

¿Cuáles son los beneficios? 

  • Disminuí tus niveles de estrés. 
  • Mejorá tu autoestima. 
  • Aumentá la concentración. 
  • Reducí el riesgo de enfermedades. 
  • Motivá y mejorá las relaciones interpersonales. 
  • Liberá el estrés articular y muscular. 

Las pausas activas te pueden aportar calidad de vida. ¿Estás listo para probar? 

Fuente: Infobae

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment